¿Qué es la masa madre y cómo se utiliza?

En el ultimo año, se puso nuevamente de moda la utilización de la masa madre, el pan hecho a la antigua y sin conservantes ni emulsionantes. Te invitamos a conocer mas de esta masa y te damos algunos tips para su preparación.

Pan de masa madre

¿Qué es la masa madre natural?

La llamada masa madre natural, es un fermento obtenido a partir de harina y agua, sin ningún agregado de levaduras. Esta forma de fermentación, tan antigua como los panes que con ella se elaboran, aporta un sabor y aroma especiales a las masas y ayuda a controlar su acidez.

Suele creerse que la elaboración de esta masa es costosa y cuesta trabajo, pero no podría ser mas alejado de la realidad. Lo único que necesitamos para realizara es paciencia y un poco de atención diaria.

¿Qué necesita la masa madre para fermentar? Básicamente un ambiente propicio, suficiente agua y humedad y alimento (la harina a emplear).

A continuación de te dejamos los pasos para crear una masa madre fácil y rápido.

EL proceso de elaboración de la masa madre es de 5 días aproximadamente, pero diariamente se le dedican solo unos pocos minutos.

Es necesario tener en cuenta que siempre debemos usar harinas integrales y no refinadas, ya que sino no obtendremos la levadura natural que se encuentra en la cascara de los cereales.

El agua a utilizar deberá ser en lo posible agua filtrada o mineralizada, ya que el agua común de canilla tiene alto contenido de cloros.

El recipiente donde pondremos nuestra masa madre tendrá que tener cierre completamente hermético y estar lo mas higiénico posible.

Procedimiento:

Día 1: Mezclamos la misma cantidad de agua que de harina en el envase seleccionado. Revolvemos hasta obtener una mezcla pareja.

Día 2: añadimos nuevamente cantidades iguales de agua y de harina + una cucharada de azúcar. (es normal no notar cambios aun)

Día 3: Luego de 2 días de fermentación, ya deberían notarse burbujas y el olor tan peculiar de la levadura que no debe ser altamente invasivo. Añadiremos nuevamente partes iguales de agua y harina.

Día 4: El aspecto de la masa madre cambia ligeramente, aunque continúa mostrando pequeñas burbujas en su superficie. Se ha formado un poco de líquido marrón en la superficie que debemos retirar con cuidado, utilizando una cuchara o similar, y desechar. Este líquido marrón es agua con algunos azúcares procedentes de los cereales fermentando. No debe preocuparnos en absoluto. Añadimos luego medio vaso de harina para espesar definitivamente la masa madre.

Día 5: ¡Ya podemos usar nuestra masa madre! En panes, pizzas, tartas etc.

Para conservarla es necesario mantenerla en heladera si la usamos cada algunos días. Si la usamos seguido puede permanecer a temperatura ambiente tranquilamente.

Cuando utilicemos parte de la masa madre para alguna de nuestras elaboraciones, deberemos añadir harina de fuerza y agua en partes iguales para restituir su volumen inicial, remover y dejar a temperatura ambiente unas horas. Cuando veamos que la masa madre se reactiva, podremos tapar el recipiente y meterlo de nuevo en la nevera.

Si no utilizamos la masa madre durante una semana, conviene alimentarla para que no se nos eche a perder. Para ello, retiramos y desechamos una porción (como si la fuéramos a utilizar para alguna elaboración) y añadir harina de fuerza y agua a partes iguales.

Origen de la masa madre

La base de este tipo de pan, considerada un verdadero arte entre los chefs, data de 3.000 a.C. y es originaria de Egipto. Antiguamente las masas se amasaban y se usaban enseguida; sin embargo, el error de ese cocinero egipcio que la creó fue olvidar la masa y no cocinarla de inmediato. Ese descanso le habría dado una textura y un sabor diferentes a la preparación, que una vez horneada logró una corteza dura y un interior esponjoso.

Podes conseguir panes de masa madre en nuestra sección de Panadería dentro del Almacén.