Leche de Almendras: la verdad.

La leche de almendras surge hace algunos años en búsqueda de reemplazar la leche común de vaca. Resulta ideal para aquellas personas con intolerancia a la lactosa, o veganos que buscan cambiar hábitos. ¿Pero, es realmente buena para aquellos que la consumen?

Leche de Almendras

¿Qué es la leche de almendras?

La leche de almendras es una bebida que se puede preparar de manera casera, básicamente remojando las almendras y extrayendo su jugo luego. Pero también existen las leches de almendras procesadas y envasadas. Estas suelen tener altos contenidos de azúcares para contrarrestar el sabor amargo de las almendras. Además, muchas veces le agregan vitaminas, minerales y de mas ingredientes para hacerla más “completa”.

Ahora bien, ¿cuáles son las propiedades de la leche de almendra REALES?
-Es una buena manera de reducir colesterol y triglicéridos
-Es alta en fibra, favorece la evacuación intestinal
-Es un antioxidante natural
-Ideal para las personas que presentan intolerancia a la lactosa, ya que no contiene este activo
-Es baja en grasas y calorías (siempre y cuando no sea ultra-procesada)

CONTRAS DE LA LECHE DE ALMENDRAS

Si bien todos los beneficios que nombramos aquí arriba dependen de la persona que consuma el productos, si hay varias contras a tener en cuenta que suelen pasar desapercibidas a la hora de elegir esta bebida.
En primer lugar, si vamos a comprar una leche de almendras en el super, tengamos en cuenta que aquellas importadas desde Estados Unidos, suelen estar repletas de agrotóxicos utilizados en sus cosechas. Siempre verificar que sea industria local o casera.

Por otra parte, aquellas personas alérgicas a los frutos secos, tienen prohibido su consumo por motivos obvios.

Además:
-Es un mito que suplanta el calcio que contiene la leche vacuna, de hecho, el calcio(Ca) que tiene no se adhiere al organismo por presencia de fósforo (P).
-Aquellas personas que poseen problemas en las tiroides no deben consumir este producto.
Las almendras contienen sustancias químicas naturales que pueden inhibir la absorción adecuada y el aprovechamiento del yodo y esto puede dañar las glándulas.
-NO ADMINISTRAR A BEBÉS: No contiene un valor nutricional real para los bebés, y puede ocasionar problemas a futuros en su sistema digestivo.

Ahora bien, desde Productos Naturales, recomendamos el consumo leve moderado o nulo de esta ¨leche¨. No aporta las vitaminas necesarias ni nutrientes para el organismo, y además, (si no es casera) es un riesgo comprarla ya preparada.
Creemos que hay otras leches vegetales mejores en propiedades para reemplazar la leche vacuna, por ejemplo, la leche de avena o de castañas de cajú.
.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *